El reto más grande de la humanidad

8384

Por: José Luis Chicoma 

 

Sí, hay que bajar drásticamente el consumo de carne y hay que escoger productos de empresas sustentables con el planeta y los sistemas alimentarios. Pero la elección más importante es la que realizan con su voto.

 

El futuro temido ya está acá. Este julio ha sido el mes más caluroso de toda la historia. Bellas playas mexicanas y caribeñas llenas de sargazo que se ha multiplicado y expandido en gran parte por mayores temperaturas. Islandia celebró formalmente el funeral de Okjökull, su glaciar declarado muerto hace unos años, un símbolo del acelerado deshielo que han sufrido los glaciares en todo el mundo en las últimas décadas. El cambio climático en la agricultura ya está generando desplazamientos de gente, como el de Guatemala. El planeta completo se ha calentado 0.87 grados centígrados desde la Revolución Industrial, pero como la tierra se calienta al doble, ya va por los 1.5 grados. No sólo le hemos generado una fiebre permanente a la tierra, sino que no la usamos bien para alimentarnos: tanto el hambre como el sobrepeso siguen creciendo.

Lo que se viene es apocalíptico. En las siguientes décadas, la mayoría de glaciares seguirán el destino del difunto islandés, que vendrá con aumentos significativos en los niveles de agua, inundaciones, y destrucción de tierras y hábitat animal y humano. Serán más frecuentes los incendios forestales, los periodos de sequía y eventos climáticos extremos, lo que agudizará episodios de escasez de alimentos y hambrunas, subirán los precios de los alimentos, y generará masivas migraciones. La calidad de vida y nutrición de los más pobres empeorará. El planeta va a seguir existiendo, pero va a ser más difícil para nosotros vivir en él.

 

Lee la columna completa aquí

CONTENIDO RELACIONADO