El “empezar de cero” en un país cansado de la corrupción

6903

Por: Ana Paula Sandoval

 

No estaría mal que el presidente redefiniera su política de “punto final” ante los abusos, excesos y saqueos que se han cometido en el país en gobiernos anteriores, señala Ana Paula Sandoval.

 

Hace casi 100 días, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) rindió protesta como presidente en San Lázaro con un discurso en el que reiteraba su prioridad de acabar con la corrupción e impunidad. Para muchos, este mensaje inicialmente aplaudido, fue confuso cuando terminó diciendo que no habría una persecución contra funcionarios de administraciones anteriores (después de un sexenio que lastimosamente destacó por la corrupción) y propuso en su lugar una política “conciliadora”, conocida como punto final, y que pretendía “empezar de cero”.

Pero, ¿cómo empezar de cero en un país que exige a gritos el alto a la impunidad?

En el último par de meses se han destapado varios casos de corrupción que señalan a personajes importantes de nuestra élite política. Ejemplo: las acusaciones que se hicieron durante el juicio en Estados Unidos de Joaquín Guzmán Loera en las que se aseguraba que se hizo un presunto pago millonario a manera de sobornos para las más altas esferas de poder (tanto a Enrique Peña Nieto como a Felipe Calderón), así como a militares y otros funcionarios mexicanos. Declaraciones de tal magnitud que fueron consideradas por The New York Times como “las acusaciones de corrupción más escandalosas hasta el momento”.

Lee la columna completa aquí

Tema: Anticorrupción y Transparencia 

CONTENIDO RELACIONADO