El capital simbólico de Joaquín Guzmán

6924

Por: Silvia Márquez

 

Tal vez el llamado “juicio del siglo” es punto de quiebre y podríamos estar ante el inicio de la construcción de un nuevo discurso respecto a la lucha bilateral contra el narco, opina Silvia Márquez.

 

Once semanas. Treinta y cinco horas de deliberaciones. Doscientas horas de testimonios. Cincuenta y seis testigos. Ganancias de 14 mil millones de dólares. Doscientas toneladas de cocaína. Diez delitos. El Alcatraz de las Rocosas. Cadena perpetua.

Cada uno de los elementos del juicio contra Joaquín Guzmán Loera construyeron una narrativa en la que, más que nunca, la justicia fue una lucha dicotómica. El bien contra el mal. Gran parte del modus operandi lo conocimos a través de testimonios de “los malos”, personajes que cambiaron de bando, en una especie de redención, por el bien superior. O por la promesa de una Visa S y la reducción de sus penas.

Luego de la muerte de Osama Bin Laden , el capo mexicano se convirtió en el enemigo público número uno de Estados Unidos. Desde entonces, su nombre estuvo acompañado por una poderosa sentencia mediática: “el mayor narcotraficante de la historia”.

Sigue leyendo la columna completa aquí

Tema: Gobierno y democracia 

CONTENIDO RELACIONADO