¿Cómo salvamos al planeta con lo que comemos?

6850

Por: Animal Político

Autor: José Luis Chicoma 

 

Hace tres meses, un grupo de científicos nos dijo que si no cambiamos la manera en la cual tratábamos al planeta, habría efectos irreversibles. En estos días, otro grupo de expertos nos dio más luces sobre cómo lo que comemos está destruyendo el planeta (además de perjudicar nuestra salud), y cómo tenemos que cambiar radicalmente nuestra dieta, reformar drásticamente nuestra agricultura y reducir el desperdicio de alimentos.

Lo que ha llamado más la atención en los medios a nivel global sobre este reporte, es la dieta flexitariana recomendada, que puede sonar alarmante para muchos: cada semana permite una hamburguesa de carne de res, dos porciones de pescado, uno o dos huevos, y un vaso de leche diaria, con muchos más vegetales, frutas, legumbres y nueces. En términos generales, implica una reducción de más 50% en consumo de carne roja y azúcar, y duplicar el de frutas, vegetales, nueces y legumbres. En términos particulares, esta dieta genera mayores cambios en habitantes de las naciones más ricas (¡los norteamericanos tienen que bajar su consumo de carne roja en 84%!), así como los ciudadanos de mayor poder adquisitivo en países en desarrollo. Y estas son recomendaciones; porque según el reporte, lo óptimo en consumo de carne de vaca sería de 0 gramos por día.

Es un cambio radical para muchos. El reto es cómo lo podemos lograr de la noche a la mañana. Gran parte de las decisiones de consumo son individuales, particularmente en segmentos altos de la población en países ricos, y en los consumidores con alto poder adquisitivo en países en desarrollo, quienes cuentan con más información sobre una alimentación sana y sostenible y que fácilmente pueden decidir pagar más por productos saludables.

Lee la columna completa aquí

Publicado en: Animal Político

CONTENIDO RELACIONADO