Caminos rurales, caminos de discrecionalidad

6572

Por: Alejandro Alegría MatusMiguel Ángel Santibañez 

La probable construcción de caminos rurales a través del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social significa que los recursos y la supervisión de las obras estarán a cargo de los municipios, lo cual puede incrementar la poca transparencia en el ejercicio de los recursos.

En el ejercicio fiscal 2019 se realizaron modificaciones que dejaron descubiertos proyectos prioritarios para el desarrollo de las comunidades más necesitadas del país, tales como la construcción de caminos rurales.

Los caminos rurales representan el 56 por ciento de las carreteras mexicanas. Su esencia es reducir el aislamiento de la población y permiten llevar servicios básicos y desarrollo a las comunidades por donde pasan. Sin embargo, poco se sabe de ellos y de su relevancia, lo que conlleva un espacio de opacidad financiera que ha sido aprovechado por años.

Desde 1996 los estados son los responsables de construir y conservar los caminos rurales y las carreteras alimentadoras, con la excepción de Chiapas, por lo cual la inversión federal en este rubro solo tiene carácter complementario. No obstante que la competencia es de los gobiernos estatales, hasta 2018 la Federación, a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, construyó caminos rurales y carreteras alimentadoras en todo el territorio nacional por medio del programa presupuestario K031 Proyectos de Construcción de Carreteras Alimentadoras y Caminos Rurales

Lee la columna completa en Animal Político aquí.

Tema: Finanzas Públicas

Anticorrupción y Transparencia

CONTENIDO RELACIONADO