Emeequis: Cabilderos con curul. Legisladores con empresa ocupan posiciones de influencia

10189

Por: Emeequis

 

Investigación: Esteban David Rodríguez y Salvador Frausto / ETHOS Laboratorio de Políticas Públicas *

A pesar de que no pueden andar entre escaños y curules, los 687 cabilderos registrados ante el Congreso mexicano se las arreglan para conseguir citas con los senadores y diputados que integran las comisiones legislativas que tienen en la mira. “El lobbying es lento, pero de vez en cuando rinde frutos”, comenta un veterano de este oficio que suele colarse en los despachos del poder.

Varios logran entregar papelería impresa, explicar a toda prisa un proyecto para modificar la frase de una ley o exponer un Power Point con los planes estratégicos del cliente para el que trabajan. Otros corren con más suerte y obtienen la atención de los legisladores durante un desayuno, una comida o una cena. Los más afortunados los convencen de frenar alguna modificación legislativa al calor de las copas o durante un viaje.

CONTENIDO RELACIONADO