El empleo joven en tiempos de coronavirus

11729
blank

Por: Carolina Plata y Antonio da Roza

 

La precariedad de la situación laboral de los jóvenes los pone en una situación particularmente vulnerable, con serios riesgos de empobrecimiento ante los efectos sociales y económicos de las medidas de contención de la pandemia de la COVID-19.

 

Es una realidad: hoy y en los meses subsecuentes, miles de jóvenes mexicanos estarán desempleados o subocupados, y otros tantos entrarán por primera vez en un mercado laboral contraído y sin capacidad de generar nuevos empleos. Este es el panorama para una generación que sufrirá particularmente las consecuencias económicas de la crisis sanitaria por la COVID-19. Es un hecho que puede ser mitigado con una respuesta, tanto en la creación de oportunidades laborales, como en la extensión de protección social y ayuda financiera a aquellos que han perdido remuneraciones en este periodo.

Así como la pandemia del coronavirus, la precariedad del empleo joven y consecuente riesgo ante un recesión económica es casi global. Para prueba, ya existen evidencias tanto en el Reino Unido1, Francia2, Estados Unidos3 y Argentina4. A nivel mundial, la Organización Internacional del Trabajo (OIT)5, gracias a los datos del primer trimestre de 2020, revisó sus proyecciones sobre el impacto de las medidas de confinamiento en la reducción de actividad económica y pérdida de empleos. Se prevé, en el segundo trimestre de 2020, que las horas de trabajo mundiales sean un 10.5% inferiores a las del último trimestre anterior a la crisis -equivalente a 305 millones de puestos de trabajo perdidos- y “los jóvenes, que ya se enfrentan a tasas más elevadas de desempleo y subocupación, son más vulnerables a la disminución de la demanda de trabajo”.

En México, el problema es tanto o más importante. Si bien existe una variación entre los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) y de otras organizaciones de análisis estadístico, la tendencia de empleo joven es clara. Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE)6, los jóvenes de 15 a 30 años son a gran distancia, el grupo de edad con más desempleo, tanto a niveles absolutos como relativos. A finales de 2019, es decir el último trimestre antes de la pandemia, el INEGI estimaba que 6% de los jóvenes estaban en situación de desocupación, el triple de la proporción de desocupados con más de 30 años de edad.

 

Lee la columna completa en Animal Político

CONTENIDO RELACIONADO