Anticorrupción, sin presupuesto

3891

EthosNoticias y Eventos

13 de septiembre, 2016 | Por: Imelda García

El proyecto de Presupuesto  de Egresos de la Federación, que envió la SHCP al Congreso la semana pasada, no contempla recursos para poner en marcha el SNA.

[apss_share]

A pesar de ser presumido como uno de los grandes logros de este año, el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) no tiene asignado un solo peso para el 2017.

En los discursos ha sido presumido como un avance sustancial para evitar el mal manejo de los recursos públicos, pero ni así se le asignó una partida a las funciones de los nuevos órganos que lo conformarán.

En el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) del 2017 ni siquiera se menciona la palabra anticorrupción.

La Secretaría de Hacienda tampoco envió ninguna medida para procurar una mayor transparencia en el gasto que ya se hace para el combate a la corrupción.

Cada una de las secretarías tiene dinero para actividades contra la corrupción; pero no se tiene certeza del dinero que el Gobierno destina a este tema.

Un análisis de Ethos, Laboratorio de Políticas Públicas, calcula que en 2016 se destinaron solo 63 mil millones de pesos a esa tarea; aunque no se sabe a ciencia cierta.

El rastreo del dinero se hace secretaría por secretaría, que hasta este año tuvo etiquetados recursos para combate a la corrupción.

Para 2017, sin embargo, se esperaba que con el nuevo Sistema Nacional se etiquetaran recursos para el funcionamiento de los órganos que deberán crearse, además de dar más a aquellos que tendrán más funciones como parte de la reforma.

Según expertos, no asignar recursos económicos al SNA pone en riesgo su puesta en marcha.

A esto se suma que no se han llevado a cabo los nombramientos de dos de los principales involucrados en el combate a la corrupción: al nuevo titular de la Secretaría de la Función Pública y al fiscal anticorrupción, piezas clave en el nuevo Sistema, cuya elección tiene ya un retraso de casi 60 días.

Solo en el discurso

Reconocido como uno de los cánceres más peligrosos que acechan al país, la corrupción ha ocupado los discursos de casi todos los políticos en los últimos meses.

Por escándalos como el cobro de moches que estalló entre los panistas y gobernadores de todos los partidos perseguidos por la justicia, el tema de la corrupción fue cobrando importancia en la agenda pública del país.

Pero no solo de grandes escándalos se alimentó la polémica. La corrupción alcanzó a sectores sociales y productivos, lo que llevó a organizaciones sociales y empresariales a impulsar una agenda anticorrupción.

En México se calcula que el 14 por ciento del ingreso de los hogares se destina al pago de actos de corrupción, según datos de Transparencia Mexicana.

El fenómeno pega más a los más pobres. En los hogares donde se percibe solo un salario mínimo, este índice sube al 33 por ciento.

En su obra Anatomía de la Corrupción, María Amparo Casar refiere que en cuanto al índice de percepción de la corrupción entre países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México ocupa el último lugar de los 35 países miembros. Es el país más corrupto de ese organismo.

 

Publicado en: Reporte Índigo
Tema: Anticorrupción y Transparencia / Finanzas Públicas

[apss_share]

CONTENIDO RELACIONADO