¿A dónde irán los fideicomisos?

11930

Por: Ana Laura Barrón

 

La extinción prematura de los fideicomisos públicos cambiará el panorama de las finanzas públicas como hasta ahora lo conocíamos, y agota toda posibilidad de analizar a profundidad el desempeño de los mismos y diseñar una propuesta para recanalizar los recursos públicos que se han dicho “ociosos” hacia temas prioritarios.

Fideicomisos. Alguna vez hemos escuchado hablar de ellos, pero ¿qué son y por qué están causando tanta polémica? Los fideicomisos públicos son instrumentos a través de los cuáles el gobierno ha destinado, durante años, recursos públicos al cumplimiento de sus fines. Estos instrumentos están sujetos al cumplimiento de obligaciones en materia de transparencia y rendición de cuentas. Sin embargo, su desempeño y el logro de los fines para los cuales han sido creados ha sido cuestionado debido a las irregularidades y malos manejos que se han presentado.

El pasado 2 de marzo del 2020, y en medio de una crisis de salud pública y de la inminente emergencia económica que se avecina, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha ordenado a las dependencias y entidades gubernamentales dar fin a estos instrumentos y canalizar sus recursos hacia otras prioridades. Basado en unas escuetas líneas que apelan al bienestar social, la austeridad y el ya resonado combate a la corrupción, el ‘Decreto por el que se ordena la extinción o terminación de los fideicomisos públicos, mandatos públicos y análogos’, publicado en el Diario Oficial de la Federación, ordena a los ejecutores de gasto a llevar a cabo los procesos para extinguir o dar por terminados todos los fideicomisos públicos sin estructura orgánica, mandatos o análogos de carácter federal en los que funjan como unidades responsables o mandantes.

Como en todo, existen excepciones. Se exceptúan los fideicomisos constituidos por mandato de Ley, los instrumentos para garantizar la deuda pública, y aquellos que tengan como fin atender emergencias en materia de salud o cumplir con obligaciones laborales o de pensiones. Además, se faculta a la SHCP para que resuelva las excepciones correspondientes que sometan a su consideración los ejecutores de gasto, previa consulta a la SFP.

De acuerdo con datos del último informe trimestral de las Finanzas Públicas de la SHCP el monto total de las disponibilidades reportadas en fideicomisos sin estructura orgánica al 31 de diciembre de 2019 asciende a 740 mil 572.7 millones de pesos1. Dicho sea de paso, estos fideicomisos son los que actualmente concentran la mayor cantidad de recursos públicos: por dar un ejemplo, de acuerdo con el último informe, sólo los fideicomisos sin estructura y análogos de la SHCP representan el 65.9 por ciento de las disponibilidades reportadas2.

 

Lee la columna completa en Animal Político 

 

1 Secretaría de Hacienda y Crédito Público.’ Informes sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública’ . Cuarto Trimestre de 2019. XIV. FIDEICOMISOS SIN ESTRUCTURA ORGÁNICA

2 Información del último informe trimestral de la SHCP (diciembre de 2019).

CONTENIDO RELACIONADO