Por esto es importante hablar de energía cuando hablamos de contingencia

4538

23 de mayo, 2017 | Por: Aleithya Morales

México basa un 80% de su consumo de energía en combustibles fósiles, es decir, energías contaminantes.

Después de estos días de altas temperaturas y contingencia, es necesario tomarnos un momento para pensar en nuestros hábitos y el diseño de la política pública en este tema. En este sentido, ¿por qué importa hablar de energía?

Tenemos que aceptarlo, la mayoría desconoce lo que conlleva encender un foco, no conocemos el impacto real sobre el uso del automóvil o el transporte que usa gasolina. Estamos tan familiarizados con ciertos hábitos que perdemos el interés por conocer el costo ambiental y social de nuestras acciones. Actualmente, México basa un 80% de su consumo de energía en combustibles fósiles —es decir, energías contaminantes—.

En México, el sector transporte destaca al ser el mayor consumidor final de energía con un 45% en comparación con la industria o los hogares. Desde el año 2000, la flota vehicular en el país ha crecido en 23 millones, lo que significa que, a mayor número de autos, más contaminación.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, las principales ciudades del país sobrepasan los límites de concentración de partículas en el aire. En 2015, la contaminación del aire exterior en el país, generó 12 mil 500 muertes prematuras. Si no tomamos acciones, la Agencia Internacional de Energía (AIE) estima llegar a 15 mil 500 muertes para el año 2040.

Esta problemática resulta compleja de combatir principalmente por dos razones.

La primera, porque el transporte basado en gasolinas y diésel es el más popular del país. La segunda, porque la flota vehícular privada es la de mayor uso con respecto al transporte colectivo.

Urge transformar la cultura del automóvil como un símbolo de estatus y, de la misma forma, promover una estrategia real en el corto, mediano y largo plazo para impulsar transporte público de calidad y no contaminante.

No se puede seguir castigando el uso del transporte colectivo y privilegiando la movilidad ineficiente. La política pública y la planificación urbana deben de evolucionar de la mano de las acciones de mitigación del cambio climático.

A nivel internacional, para el año 2012, se estimó que 6.5 millones de muertes se relacionaron con la baja calidad del aire.

CÓMO ABONAR AL CAMBIO

Por esto importa hablar de energía, de nuestros hábitos y los cambios que tienen que suceder para no tener más contingencias. Hoy el gran tema es el del transporte como mayor consumidor de energía final y como uno de los más importantes en la generación de emisiones contaminantes; no obstante, no es el único a señalar.

Los gobiernos locales tienen el reto de generar estrategias e incentivos para promover la eficiencia energética en el transporte, así como reducir el uso de autos individuales. La sociedad debe de estar dispuesta a ceder ciertos privilegios y transformar las quejas en una voz que exija una movilidad sustentable.

 

Publicado en: Huffington Post
Tema: Innovación

CONTENIDO RELACIONADO